Jue11232017

Last update08:48:42 PM

Democracia y libertad ¿Pero para quién? ¿para qué?

Ayer los medios de comunicación del estado celebraban como un gran avance democrático que cuatro partidos políticos en vez de dos se disputasen la presidencia en un debate televisivo. Mientras el debate se desarrollaba un grupo de personas por medio de las redes sociales reivindicábamos la absolución de dos jóvenes serranos a los que se les pide prisión por manifestarse. Este es el contraste de la situación en la que nos encontramos, mientras unos hablan de democracia y libertad, otros luchamos por la libertad a manifestarnos. Y es que todos los días en la tele, en los periódicos, en la radio, etc. los directores de estos medios de comunicación nos bombardean con su propaganda sobre democracia y libertad.

Nos hablan de libertad de manifestación pero cientos de personas están pendientes de juicio, han sido multadas o incluso han entrado en la cárcel por manifestarse.

Nos hablan de libertad de asociación pero hay trece partidos políticos ilegalizados, todos ellos de izquierdas, acusados de no condenar la violencia, de tener relación con alguna banda terrorista o de cometer delitos. Cualquiera de estos motivos podrían justificar la ilegalización de un partido sino fuese porque en la mayoría de los casos no han sido demostrados estos delitos, sin embargo, otros partidos como el PSOE o el PP que han cometido varios delitos no son ilegalizados. El PSOE estuvo vinculado con la organización terrorista GAL y a día de hoy tiene más de 300 imputados por corrupción, el PP tiene más de 500 casos de corrupción y en 2003 José María Aznar participo en la cumbre de la Azores donde junto a Tony Blair y George W. Bush sin en el respaldo de la ONU decidieron la invasión a Irak que supuso la muerte de 150000 personas. Además ambos partidos apoyan a la OTAN que a pesar de que no es considerada internacionalmente como una organización terrorista, es la organización que ha utilizado más el terror como medio político invadiendo países o amenazando su existencia si no se someten a su voluntad.

Estos medios de comunicación también nos hablan del derecho a huelga pero lo cierto es que en muchas empresas privadas hacer huelga significa el despido y de forma general hacer huelga significa perder una parte de tu salario. En conclusión si haces huelga tienes que pagar dinero, es decir, que de forma indirecta te “multan”.

Lo peor llega cuando nos hablan de libertad de prensa o de libertad de expresión. Nos hablan de libertad de prensa pero ¿quién puede pagarse un periódico o un canal de televisión? Única y exclusivamente la burguesía, todos los medios de comunicación están a su servicio, sirven a sus intereses. Algún ingenuo/a pensará que existe la televisión pública pero es un hecho que está también sirve a los intereses de la burguesía y es controlada por el partido de turno. A parte de que para un obrero es imposible acceder a un medio de comunicación importante cuando consigue un pequeño medio para expresarse nos toca enfrentarnos a la represión. Algunos de estos ejemplos son: las llamadas operaciones Araña donde se detiene a usuarios de la red social twitter por dar su opinión o incluso por contar chistes, el sonado caso de los titiriteros, el caso de poetas y cantantes como Aitor Cuervo, Pablo Hasel, Cíniko, Valtonic, Mark hijodesam, Soziedad Alkoholika,… a algunos de estos artistas se les pide prisión por sus obras. También se han ilegalizado algunos órganos de expresión como Egin, Egunkaria o Antorcha y no nos podemos olvidar de las multas a la revista El Jueves o la llamada a declarar ante la Audiencia Nacional a Facundo Díaz por realizar un sketch para la tuerka. Por último me parece necesario mencionar que en la actualidad existe el delito injurias a la corona por el que te pueden detener por decir cualquier cosa sobre la casa real que sea considerada falsa o insultante.

El motivo por el que la burguesía celebra la democracia y la clase obrera cada día sufre más represión por defender sus intereses es porque en una sociedad dividida en clases la democracia y la libertad de una clase supone la dictadura y la privación de libertades de la otra. Y es que cuando hablamos de libertad y democracia siempre debemos preguntarnos ¿pero para quién? ¿para qué?.

Criky, militante de Iniciativa Comunista