Mié09192018

Last update09:18:20 PM

Exhumación y devolución. La hipocresía de los gobiernos “del cambio”

Abren los telediarios con la noticia del mes: la aprobación del decreto de Ley para la exhumación del dictador Franco. El PP se abstiene, como ya sabíamos y ya podíamos suponer. Ciudadanos cambia de opinión en la última semana y se abstiene también, según el partido político por una cuestión de forma más que de contenido; pero a un año de las elecciones podemos intuir que su decisión tiene que ver con el batacazo que se está pegando el PP y la oportunidad que está aprovechando la formación naranja para absorber todos los votos que este pierda más que por una cuestión de “buscar un consenso”. 

En este contexto pre-electoral, el progresismo españolista se lanza a la misma carrera por obtener rédito político tiñéndose de antifascismo mientras que permite y promueve la devolución en caliente de 116 personas el pasado miércoles 22 de agosto. Alardea de reparación histórica mientras que permite que las mismas instancias judiciales herederas del franquismo infrinjan los mínimos acuerdos de una cruel Ley de Extranjería que ni siquiera cumple. Se cuelga la medalla de la reparación y la democracia mientras que permite la xenofobia y el racismo institucional, mediático y económico. 

Para estos partidos, tanto los del “cambio” como los del “no cambio”, este es el juego político de un Estado Burgués donde se sigue fomentando la existencia de “ciudadanos de primera” y de “no ciudadanos”; donde se sigue dividiendo a los y las trabajadoras por cuestiones de raza y por cuestiones de género; donde hay levantada una valla de 6 metros de alto y 12 kilómetros para delimitar la  “frontera española”; donde se firman acuerdos con el gobierno Marroquí para que alrededor de 20.000 temporeras de la fresa sean explotadas laboral y sexualmente con la absoluta complicidad y respaldo del gobierno español. 

¡Cuidado! Por supuesto que se debe apoyar la retirada de los restos del dictador del mausoleo que le rinde homenaje, pero debemos ser cautas y cautos y saber diferenciar entre lo que son principios y lo que es oportunismo.