Mar12112018

Last update12:51:04 PM

Dos días, once redadas

Así responde la policía después de haber asesinado a tres personas.

Hay quienes dicen que la vida de una persona está por encima de todo. Pero lo que realmente determina como de importante es una vida es la clase social a la que se pertenezca o a los intereses de qué clase social sirva su vida o su muerte.

Las vidas de las mujeres afganas parecían ser muy importantes allá por 2001, antes de que los EEUU invadieran dicho país e iniciaran una guerra que aun hoy en día sigue asolando el país. Triste devaluación de la vida de la mujer afgana una vez EEUU colocó a un gobierno títere, ya que ya no importan más que el valor de la tela del burka que las aprisiona.

Quienes lloran los ataudes repatriados en Yakolevs, vitoreaban las imágenes de bombardeos lejanos a manos de quienes ahora regresan difuntos.

De la misma forma, los “provida” que niegan el derecho al aborto, se convierten rápidamente en “promuerte” cuando hablan de aplicar la pena capital para determinados criminales; criminales pobres, añado.

Y en el Madrid del 2018 lo peor que puedes hacer es ser un negro pobre, porque si eres un negro pobre no sólo pueden matarte, sino que si el resto de negros pobres protestan, pueden matar a otros dos negros pobres para que los demás aprendan la lección y si siguen protestando podemos hacer 11 redadas en 2 días, algo rutinario, a ver si nos quitamos de encima a tanto negro pobre protestón que se quejan de que les están matando.

Durante años hay gente que nos ha dicho que eso de la clase obrera ya no existía, sin embargo, la misma policía que sembró el terror en Lavapiés la noche del jueves 15, es la que ha abierto a golpes el ejemplar piquete de los trabajadores y trabajadoras de Amazon el miércoles 21.

La policía, o mejor dicho quienes la comandan, tienen claro cuál es su clase social y que intereses tienen. Ahora a quienes nos falta tenerlo igual de claro es a nosotros y nosotras.

El único arma efectiva contra su represión es nuestra solidaridad de clase, nuestra fuerza como grupo y nuestra acción organizada, recuperar las formas de organización de nuestra clase y evitar por todos los medios que hagan falta su violencia sistemática contra nuestras hermanas y hermanos.

Anibal Tejada, militante de Iniciativa Comunista. Marzo 2018.