Jue11232017

Last update08:48:42 PM

Segunda huelga general en Brasil este año

En un país  con más de 14 millones de desempleados y un paro juvenil entre los 18 y 24 años de 25%,  los/as trabajadores/as de Brasil siguen luchando y organizándose contra las reformas que recortan sus derechos laborales, las reformas de las pensiones ,de la previdencia y la enorme corrupción del gobierno.  Poco después de la huelga general del 28 abril el presidente  golpista Michel Temer que había realizado un impeachment  para destituir a Dilma alegando corrupción se ha visto envuelto en un caso grave de corrupción, así como ocho de sus ministros. El congreso también está siendo investigado por la Lava Jato, mientras tanto los congresistas votan medidas de austeridad  y gozan de muchos privilegios y altos salarios. Grandes firmas internacionales y brasileñas están dentro de las redes corrupción.

Uno de los casos más grandes es el escándalo de la carne adulterada, en el que se inyectaba productos químicos a carne caducada para revenderla dentro y fuera de Brasil (mayor exportador de carne bovina y de pollo del mundo) en el que participaron por lo menos 30 empresas Brasileñas que exportan a  más de 120  países. El otro, el caso Odebretch donde un conglomerado empresarial  daba propinas a políticos a cambio de favores envuelve 12 países. La corrupción  es parte integrante del sistema capitalista, no se para en las fronteras ni entiende de partidos políticos, es una herramienta para atender los intereses de la clase burguesa. 

Después de la huelga del 28 de abril, los sindicatos convocaron  una marcha nacional en Brasilia en la que participaron más de 100 000 manifestantes de diferentes partidos o movimientos. Durante esta marcha, que reunió a trabajadores/as y militantes de todos los estados, se bloquearon las principales arterias de la ciudad y dos ministerios fueron incendiados.

La marcha del 24 de mayo fue marcada por una importante represión, llegando el gobierno a apelar a las Fuerzas Armadas con el objetivo  de reprimir la movilización y siendo este decreto revocado un día después, el 25 de mayo. Se desarrollaron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes incluyendo tiros de balas letales por parte de la policía y como consecuencia de esta represión resultaron oficialmente  heridas 49 personas y 7 fueron detenidas. 

Ante la falta de reacción del gobierno y la necesidad de acrecentar la lucha, los sindicatos organizaron una segunda  huelga general el 30 de junio. Aunque algunos de  los sindicatos seguían enfrascados en negociaciones y buscando una salida institucional  gran parte de la clase trabajadora decidió luchar por sus derechos y no esperar a que se cumplan falsas promesas. 

Esta huelga marca una continuación en las luchas después de la huelga general del 28 de abril y la marcha a Brasilia del 24 de mayo. Siendo menos importante que la huelga del 28 de abril debido a divisiones en el movimiento sindical en el que una parte quiere negociar las reformas institucionalmente. Pero a pesar de no ser convocada por todos los sindicatos, cientos de ciudades participaron, diferentes categorías de trabajadores y se realizaron  grandes movilizaciones en la mayoría de las grandes ciudades paralizando el transporte público y el tráfico. Como  es habitual la represión fue importante.

Los diversos grupos revolucionarios entienden que negociar con un gobierno ilegítimo  y corrupto no es una solución para la clase trabajadora. Son conscientes de que las elecciones en un sistema burgués tampoco favorecen a los trabajadores aunque muchos ponen sus esperanzas en Lula y un gobierno de conciliación de clase. Algunos de estos grupos  revolucionarios se organizan en un bloque de izquierdas  llamado “Bloco de Esquerda Socialista”* porque entienden que la unidad en la lucha es importante, pero todos están convencidos que para luchar contra las reformas no vale negociar sin luchar, lo más importante es concienciar a la clase trabajadora y organizar su resistencia. 

Después de dos huelgas generales y multitud de movilizaciones es importante organizar una continuidad en la lucha y no dejarse llevar por el institucionalismo y el electoralismo.

¡Solidaridad con las/os trabajadoras/es de Brasil!

 

 W. Reutberg, militante de Iniciativa Comunista

 

*Nota: Compuesto por el PCB (Partido  Comunista Brasileiro ), NOS (Nova Organizaçao socialista), MAIS(Movimento por uma Alternativa Independente e Socialista) y los colectivos Insurgencia y LSR(Liberdade Socialismo Revoluçao) entre otros