Mar12112018

Last update12:51:04 PM

Zajárchenko, asesinado por el imperialismo

No es descabellado relacionar el asesinato del Presidente Zajárchenko de la República Popular de Donetsk y el intento de magnicidio del Presidente Maduro de la República Bolivariana de Venezuela. Si bien hay un océano y varios miles de kilómetros de tierra entre un territorio y otro, ambos comparten el rasgo de ser estados no alineados con el imperialismo. 

En cuanto al asesinato de Zajárchenko cabe destacar lo fundamental en cuanto a su significación: ha sido un asesinato imperialista. Obviando el aspecto empírico de este ataque (quién y cómo), debemos resaltar lo político, lo propio de la lucha de clases: la República Popular de Donetsk es una herramienta de la lucha antifascista del pueblo del Donbass contra la criminal Junta de Kiev. Es una reacción a la ya conocida bestia imperialista, que es el fascismo, al que le quitaron la correa y alimentaron los señores de la guerra de la UE y la OTAN. 

Según se inició el golpe del Euromaidan y la correspondiente respuesta popular, se tildó rápidamente de separatistas a las Repúblicas antifascistas, de grupos "violentos prorrusos" y se blanqueó la imagen del nuevo gobierno de la Junta y sus aliados, los nazi-fascistas, reforzando la idea de ser un "movimiento democrático y civilizado que sólo (!) quería entrar en la UE y salir de la terrible dominación rusa". 

No nos permitimos pensar que después de cerca de cuatro años de guerra civil en Ucrania, de numerosos asesinatos a líderes militares y políticos de las fuerzas antifascistas del Donbass, el magnicidio de Zajárchenko haya sido una casualidad o resultado de "crímenes fratricidas" de "bandas rivales", como afirman demagógicamente desde Kiev. Sino que debemos ver la intencionalidad y significación política de este hecho, que no es otra que la de debilitar a las antifascistas del Donbass y a sus Repúblicas Populares.

En consecuencia, como comunistas, como antifascistas y como antiimperialistas, condenamos enérgicamente el asesinato del Presidente Zajárchenko y defendemos, una vez más, la lucha antifascista del pueblo del Donbass.

 

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO! ¡MUERTE AL FASCISMO! ¡MUERTE AL IMPERIALISMO!