Mar12112018

Last update12:51:04 PM

Jeff Bezos se convierte en el hombre más rico de la historia mientras los trabajadores en huelga son reprimidos por la policía

Esta semana Jeff Bezos, fundador de Amazon, se ha convertido en el hombre más rico de la historia moderna llegando a amasar una fortuna de 150.000 millones gracias, especialmente, al Prime Day del lunes. Esta fortuna sin precedentes de un único capitalista es comparable al PIB de países como Marruecos o Venezuela. Esta capacidad de concentración del capital solo ha sido posible en un capitalismo de grandes monopolios que se extienden a nivel mundial y que tienen capacidad de explotar a la clase trabajadora internacional.

  Sin embargo, la clase obrera es consciente del poder internacional del enemigo al que se enfrenta y ha levantado la bandera del internacionalismo coordinando la lucha en los centros de distribución de Amazon en Madrid, Alemania y Polonia. La solidaridad de la clase obrera contra la precariedad y las nuevas formas de explotación se ha concretado en la planta de Madrid con la huelga de 72 horas en la planta de San Fernando de Henares, que ha tenido un seguimiento del 80% de la plantilla.

  Sin embargo, la reacción del gigante capitalista no se ha hecho esperar, vulnerando el derecho a huelga de las trabajadoras a través de la ya conocida estrategia del esquirolaje, esta vez a través de las ETT, junto con la generosa ayuda de la policía nacional del “Partido Socialista”.  Acorde con su política de precarización laboral, Amazon echa mano de la contratación temporal de 600 trabajadores, y de la deslocalización de parte de la distribución a Barcelona y Francia para hacer fracasar la huelga. 

  El papel de las ETT es determinante de cara a mantener una plantilla precarizada y amenazada, fácil de despedir y sustituir, una clase trabajadora aplastada y que posee muchas dificultades para mantener la lucha. En este caso Manpower ha sido la empresa que se ha enriquecido facilitando a Amazon trabajadores temporales, aprovechando su situación de precarización, para garantizar los beneficios en el día más importante en ventas. El capitalismo siembra la miseria en la clase obrera, para evitar la solidaridad entre los trabajadores, para garantizar el esquirolaje.

  Ya sabemos que las grandes fortunas se levantan sobre el robo a las trabajadoras y la explotación con vara de hierro, como ya pudimos ver en la anterior huelga de Amazon en marzo donde 100 trabajadoras fueron despedidas por haber participado en la huelga. Hoy la violencia de la patronal ha dejado heridos en las cargas policiales y varios detenidos que han sido liberados con cargos. Grandes monopolios, precarización del trabajo y la defensa fiel de la policía nacional parece ser la receta para el éxito en el capitalismo. Durante los piquetes de hoy un policía nacional, sirviendo a los intereses del capital, gritó a un trabajador en huelga: “tú no tienes ningún derecho”. Pero se equivocan, ese es el mundo que ellos desearían. La reacción desatada por Amazon y por las fuerzas de seguridad del gobierno del PSOE son una muestra del temor que sigue teniendo la burguesía a la clase obrera internacionalista.

  La burguesía sigue siendo el enemigo, y tiene poder internacional, el apoyo del gobierno del Estado y de sus fuerzas de seguridad. La clase obrera no tiene nada de esto, pero aún así la clase obrera siempre ha logrado levantarse contra la tiranía del capital, ha organizado asambleas de trabajadores, sindicatos de clase y se ha organizado en el Partido obrero para asegurar la victoria. Pero sobre todo, la clase obrera, sin “nada”, ha organizado la revolución proletaria. Desde Iniciativa Comunista apoyamos el valor de la plantilla de Amazon de Madrid y seguimos sumando fuerzas en cada conflicto y en cada huelga, porque sabemos que la tiranía del capital tiene fecha de caducidad.