Dom07222018

Last update06:16:43 PM

Huelga contra el Hambre y la Miseria de H&M

La clase obrera de Madrid está en pie. El 85% de la plantilla del almacén de H&M en Torrejón de Ardoz está secundando huelga indefinida desde hace ya una semana. En total son 318 los mozos/as de almacén que trabajan en la única planta distribuidora del Estado español y Portugal.

 

Tras varios meses de movilizaciones, y varios años pidiendo remuneración igualitaria para todos los mozos de Almacén, la plantilla ha dicho basta. ¿El detonante? La multinacional sueca pretende igualar a la baja los salarios de los mozos para que todos cobren la misma miseria. Y es que son 40 horas semanales de un trabajo costoso, muy físico y alienante, que consiste en reponer y vaciar las cajas de ropa que se dirigen a las tiendas para su venta. Los sueldos a duras penas superan los 800 euros y las enfermedades derivadas de su trabajo son constantes. Las huelguistas no van a permitir que la empresa siga sin abonar los complementos de nocturnidad a las trabajadoras o sin reconocer las grupos profesionales que ya están recogidos en su Convenio. Como en la mayoría de las empresas, muchos trabajadores no desempeñan la actividad que firmaron sino otras de nivel superior, pero sin cobrar por ello. En H&M esta explotación es el pan de cada día y es que la multinacional encabeza la lista de salarios de miseria del sector textil, uno de los sectores con mayor número de empleadas mujeres migrantes y por lo tanto en uno de los sectores más precarios. La cadena sueca es la que reúne las peores condiciones salariales a los mozos de almacén, superando a otras empresas esclavistas del grupo Inditex. 

 

La crisis económica capitalista ha destapado de forma más clara esta lucha de intereses, donde la explotación crece en correlación a las ganancias del patrón. Y es que el sudor de las trabajadoras de la multinacional se refleja no en sus salarios, sino en los beneficios de H&M, que tan sólo en el año 2017 ha obtenido 23.315 millones de euros. Desde el Comité de huelga dicen que esto es una vergüenza y una esclavitud, pero no van a permitirlo: "los trabajadores tenemos la fuerza y somos ejemplo para muchas obreras". 

 

Pero mientras la plantilla se juega el sustento por mejorar sus condiciones, algunos partidos políticos apelan a la dignidad de la multinacional para que abone el salario que "les corresponde" a las trabajadoras, y abanderan un discurso complaciente con un capital que devora a nuestra clase. Quieren que las grandes empresas puedan hacer negocio en el Estado español pero no "a costa de los derechos de los trabajadores". Nuestra postura como comunistas no será la de apelar al poder de la burguesía un mejor trato, sino acabar con él, pues estas multinacionales destinan sus recursos a encontrar la manera de obtener beneficios más abultados cada año a costa de los trabajadores. Porque la lógica del mercado capitalista no responde a tratos dignos, a trabajos asalariados "sin abusos". Si queremos apoyar a las huelguistas no basta con pedir al capital que cambie su naturaleza, tenemos que organizarnos para destruirlo.

 

Tenemos claro que vamos a ganar esta batalla con el apoyo y solidaridad de otros conflictos obreros, mediante todo tipo de acciones y cajas de resistencia. Queremos ayudar a las trabajadoras a que pongan en jaque la continuidad del abastecimiento de las 200 tiendas que tiene H&M en el Estado Español, a construir unas redes fuertes que sólo se tejen en la lucha. La clase obrera se prepara, antes Coca-cola, ahora Correos, Lyma o Amazon. Vamos a por todas. Conflicto a conflicto construimos unidad de clase, organización comunista, una armadura para socavar al capital. Ni un paso atrás contra su Hambre y Miseria.