Lun10152018

Last update05:08:49 PM

Feminización de la pobreza

  • Presentar problema general y particular de la mujer

La situación económica a la que nos enfrentamos hoy en día es devastadora. La clase obrera de nuestro Estado se ve afectada y limitada en todas las esferas de su vida y ve imposibilitado el acceso a ciertas parcelas que son consideradas, desde el Estado burgués, básicas para el desarrollo individual: educación, transporte o servicios sociales. Ante recientes anuncios de disminución de la tasa de paro que pueden resultar aliviadores no hay que permanecer impasibles, sino que hay que profundizar el análisis y descubrir qué mecanismos de abaratamiento de costes se están llevando a cabo por parte de las empresas e instituciones y estos recaen precisamente en los salarios de las trabajadoras y trabajadores y sus condiciones laborales.  

Sin embargo, dentro del análisis de la precaria situación económico social que percibe la clase obrera del Estado español observamos que la situación de las mujeres es considerablemente más preocupante.

En este sentido observamos que la brecha de género en las tasas de paro es cada vez más acentuada, la brecha de género es la diferencia en puntos porcentuales entre la tasa de paro de las mujeres y la de los hombres. 

Los últimos datos absolutos a nivel estatal obtenidos en el mes de septiembre de 2017 de hombres eran de 1.439.465 y en el caso de las mujeres de 1.970.717. En Madrid los datos son de 385.461. Sin duda, unos datos reveladores de la realidad a la que nos enfrentamos y es que las mujeres sufrimos objetivamente una exclusión mayor en cuanto al acceso laboral.  

  • Exponer datos comparados 

Si particularizamos esto en los municipios y pueblos de la sierra de Madrid, los datos son los siguientes: 

-En Collado Villalba: -80 (-1,84%) – Total:  4.279 de una población de 61.597 habitantes. 

-En Cercedilla se registran -8 (-4,24%) – Total: 391 parados de una población de 6.751 

-En Galapagar: -42 (-2,24%) – Total: 1.836 de una población de 32.404. 

La situación de las mujeres se ve agudizada por la proyección del cuidado, como capacidad femenina atribuida por excelencia, del espacio privado al espacio público genera una feminización de determinados campos laborales que además supone una precarización laboral importante. Se trata de la explotación al máximo de estas tareas que se nos han encomendado, desvalorizándolas y normalizando la precariedad en estas áreas 

Los últimos datos de 2017 muestran que el fenómeno de la feminización de la pobreza se repite: 14,8% tasa de paro en hombres y 18,2% la tasa de paro de mujeres. Por si no fuese poco las mujeres tenemos que lidiar con la situación de desempleo y además ser el sostén de los cuidados en la vida familiar, carga de la cual se nutre el sistema capitalista para permitir el sostenimiento del modelo productivo. 

  • Conclusión 

Ante esto las mujeres no debemos quedar impasibles, sabemos que ninguna política venida de alguno de los partidos institucionales solventará la situación de precariedad, pues no está ni si quiera en sus manos si no en la de las grandes empresas debido a la liberalización del despido. Toda aquella oferta que parezca sugerente y reveladora no será más que una reforma paliativa a corto plazo. 

El camino a seguir debe ser la organización comunista y la lucha de las mujeres obreras conscientes de que el problema es estructural y que ninguna solución vendrá de fuera. Nosotras disponemos de las herramientas, la experiencia y la iniciativa revolucionaria para cambiar el orden de las cosas. La necesidad es inminente para la emancipación de las mujeres de la opresión del patriarcado y el capital. 

¡VIVA LA LUCHA DE LA MUJER OBRERA! 

Iniciativa Comunista Madrid