Lun08202018

Last update09:40:27 AM

¡Fuera las manos imperialistas de Honduras!

El pasado 26 de Noviembre tenía lugar las elecciones  para la presidencia de Honduras, de las que sale autoproclamado presidente Juan Orlando Hernández. El pueblo hondureño sale a la calle para exigir los resultados de unas elecciones en las que el candidato de la oposición y varios gobiernos de la región; como Bolivia, denuncian fraude. 

Frente a esto, el Estado hondureño decreta el 1º de diciembre un estado de excepción que incluye el toque de queda y la suspensión de los derechos constitucionales. 14 días más tarde, algunos organismos hablan de 16 muertos y más de 1600 arrestos. Todo esto ante el casi absoluto silencio mediático de los medios capitalistas del estado español. 

No es la primera vez en Honduras donde la burguesía cómplice del imperialismo se proclama dirigente del país, tal y como pasó en el golpe de estado del año 2009 con el empresario Roberto Micheletti a la cabeza, cuando el presidente socialdemócrata Manuel Zelaya, que había integrado a Honduras al ALBA, tuvo que huir del país.

Desde entonces y con la posterior elección de Porfirio Lobo, se va abriendo totalmente el país al dominio de los monopolios, con unas políticas liberales basándose en las propuestas de Paul Romer (en particular las ZEDE), economista en jefe y vicepresidente senior del Banco Mundial. 

Señalamos a la burguesía corrupta hondureña y al imperialismo estadounidense como máximos responsables del expolio de la riqueza del pueblo hondureño, y de su estrecha colaboración y crímenes contra las mujeres, pueblos indígenas y militantes de izquierda, tal y como el asesinato de la activista Berta Cáceres el 3 de marzo del 2016.

El pueblo hondureño se enfrenta a una nueva estafa teledirigida desde Washington, que ha dejado ya un saldo de varias decenas de manifestantes muertos  y más de trescientos detenidos que serán juzgados bajo la recientemente promulgada Ley Antiterrorista, enfrentando penas de hasta 50 años de prisión.

¡Apoyemos al pueblo hondureño!

¡Abajo el imperialismo yanqui y sus títeres!