Jue11232017

Last update08:48:42 PM

¡Visca la República!

Desde Iniciativa Comunista queremos saludar al pueblo catalán tras la declaración de independencia votada hoy en el Parlament. Apoyamos el derecho de autodeterminación de los pueblos y por tanto defendemos que el pueblo catalán se haya independizado como Estado como forma real y concreta de defensa de este principio. Deseamos que la situación actual ayude a encaminar las tareas de emancipación de la clase obrera en Catalunya.

La declaración de independencia y en general todo el Procés que ha culminado en este proceso ha supuesto una grave fractura en la línea de flotación del proyecto imperialista español configurado tras la muerte del dictador. El escenario de agudización de contradicciones que esto supone abre un escenario favorable para el desarrollo de la lucha de clases tanto en Catalunya como en el Estado español, un momento histórico en el que se debe dar un paso al frente hacia la organización revolucionaria de la clase obrera y por tanto ahondar en la independencia política del proletariado.

Señalamos además el inmovilismo del Estado español que ha forzado también esta situación, un inmovilismo triunfalista del que solo concibe la rendición incondicional como única forma de diálogo. Un inmovilismo que también resuena en Europa, que desde el principio ha dado la espalda al pueblo catalán y que no perdonará el intento de fragmentar el proyecto unitario del imperialismo europeo. Denunciamos además el papel que ha desempeñado el reformismo, que mediante su retórica oportunista han intentado confundir y sembrar la duda en torno a las consecuencias políticas y a la postura que la clase obrera debía tomar ante la autodeterminación. El reformismo quiere igualmente el 155 pero con más humanidad, actúa como la cara más dialogante y razonable del Estado, pero defiende la misma política represiva. Hoy todos los oportunistas defenderán orgullosos “la suavidad” con que los herederos del franquismo recuperan la democracia en Catalunya disolviendo el Parlament. El reformismo se destapa ya sin miedo a enseñar su cuerpo podrido de pequeña burguesía temerosa, la historia no olvida a los que traicionan a la clase obrera.

En estos momentos no podemos más que llamar con aún más fuerza a la solidaridad internacionalista de todo el Estado español frente a la inminente represión y aplicación del artículo 155. No será las clases altas nacionales las que saldrán a las calles a defender a Catalunya contra la posible ocupación por parte del Estado. Volverán a ser los vecinos del barrio, estibadores, bomberos, estudiantes, etc. los que saldrán a la calle y los que también saldrán a la calle en el resto del Estado. La burguesía catalana ya ha demostrado que la independencia supone un peso que es incapaz de asumir. Por ello llamamos a organizarse para defender con los hechos las palabras, para defender a las presas de nuestra clase y para que no entren nunca más. Hoy posicionarse es clave, las palabras sobran, los hechos hablarán una vez más; la crisis del sistema se acelera y tomar partido es un deber.

Por todo ello animamos a la clase obrera y sectores populares a tomar las riendas del proceso, solo la organización de la clase puede garantizar la independencia. Salvo el poder todo es ilusión, ante la vacilación absoluta de la burguesía catalana se evidencia la incapaz de culminar los intereses del pueblo catalán, solo el pueblo organizado por la revolución hará prevalecer la república catalana.

 

 

República. Resistir y Vencer.