Lun10232017

Last update04:54:32 PM

Sobre el asesinato del embajador ruso en Turquía

Ha sido asesinado el embajador ruso en Turquía, Andréi Kárlov, pocos días después de la victoria del Ejército sirio y sus aliados, (Rusia, fundamentalmente), contra los llamados "rebeldes" en Alepo. El autor material del asesinato, un supuesto miembro de la policía turca según algunas informaciones, ya ha sido eliminado. Probablemente los medios hablarán de un "lobo solitario", aunque se hace difícil imaginar que los servicios secretos turcos sean tan incompetentes como para dejar acercarse tanto a un "lobo" de las FFSS, sobre todo después de la purga que, tras el fallido "golpe" de julio, acabó con la suspensión de  8.500 policías.

Hay quienes plantean que el atentado busca generar  hostilidad, (más aún), entre Rusia y Turquía, aunque Rusia ha demostrado en los últimos años, tanto en Siria como en Ucrania, que sabe responder con inteligente prudencia a provocaciones de este tipo. También se baraja la posibilidad de un golpe propagandístico para subir la moral de los yihadistas derrotados, verdaderos aliados del imperialismo euro-americano en Siria. Desde luego, la espectacularidad de las imágenes y la tranquilidad con la que las cámaras siguen filmando la arenga yihadista es sospechosa. 

No es la primera vez que el gobierno de Turquía hace el trabajo sucio del imperialismo occidental en Siria. Rusia ya denunció el año pasado, cuando Turquía derribó uno de sus aviones, que Ankara estaba dando apoyo económico al Estado Islámico al facilitar la entrada de crudo a Europa por sus fronteras. Es indudable, pues existen abundantes pruebas de ello, que Turquía no solo ha sido el refugio  y el puente de yihadistas entre Siria y Europa, sino que también ha prestado servicios médicos, militares y logísticos en la guerra terrorista contra Siria.

Independientemente de cómo se haya fabricado el atentado y qué objetivo busque más allá de la venganza clamada por su autor material, a la vista de la infame campaña de propaganda que los medios occidentales han lanzado contra el Gobierno sirio tras la victoria en Alepo, es seguro que la prensa occidental utilizará la noticia para seguir criminalizando a Rusia y al Gobierno legítimo de Bashar al Assad.